Mate y fiestas nocturnas, el origen de un nuevo foco de coronavirus en Córdoba